LinkedIn como herramienta de comunicación corporativa

LinkedIn, una de las redes sociales más antiguas, lanzada en mayo de 2003, se ha convertido en la red social profesional por excelencia. En esta plataforma, cada día, millones de usuarios buscan nuevas oportunidades laborales a través de la creación de su “marca personal”.
Sin embargo, el uso que hacen de ella la mayoría de las empresas en España, se limita a tener un simple perfil que presente a la compañía, servicios y productos y a la publicación de sus procesos de selección, sin aprovechar los beneficios que brinda esta herramienta, para crear una sólida reputación online y potenciar su imagen de marca.

Antes de crear un perfil en LinkedIn, debemos de tener muy presentes los siguientes aspectos:

  • Establecer objetivos cuantitativos: debemos definir qué queremos conseguir y entre qué públicos. Así habrá que determinar a qué audiencia queremos llegar, cuál debe ser el posicionamiento y el tono con el que queremos acercarnos a nuestro público. En algunos casos la empresa puede querer primordialmente incrementar la notoriedad e imagen de experto entre empresas y potenciales clientes; mientras que en otros quiere atraer talento o en otros generar una red de relaciones con líderes de opinión y posibles partners. Desde luego, el principal objetivo que tenemos que alcanzar es el de generar engagement con la comunidad y ampliar la red de contactos.
  • Plan de contenidos: Una vez tenemos claras las bases, ya podemos diseñar nuestro plan de contenidos de la marca en LinkedIn. Al igual que Facebook o Twitter, en LinkedIn el contenido es el rey si queremos afianzarnos en el Top of Mind de nuestra audiencia.

Para ello fijaremos un calendario que contemple la previsión de temas propios y ajenos.  Los primeros, son los ya agendados en la compañía que nos posicionarán como expertos en el sector. Pero no solo podemos hablar de nosotros y de nuestros hitos corporativos, sino que el contenido que generemos y compartamos, debe ser de actualidad y relevante.

Además, el networking tiene un papel fundamental y trataremos de aportar valor a debates candentes y participar de forma activa en los grupos y comunidades a las que pertenecemos.

Asimismo, debemos huir de los mensajes comerciales, ya que no queremos vender nada a nadie. Una manera de resultar más atractivos en  nuestra comunidad, es poniéndonos en el lugar de nuestra audiencia, utilizando su lenguaje y ofreciéndoles la información que demanda, adaptada a sus necesidades.
Recordemos el poder que poseen las imágenes en estas plataformas. Así que, siempre que podamos, deberemos acompañar la información con alguna fotografía, creatividad o vídeo.

  • Monitorización de la actividad: para conocer de una manera fundamentada si las acciones que se están llevando a cabo son las correctas a la hora de alcanzar los objetivos establecidos en el primer punto. La monitorización de resultados nos permitirá extraer conclusiones contrastadas para verificar si la estrategia establecida es la más óptima o debemos redirigirla.

No hay que olvidar que, para mejorar la reputación corporativa en LinkedIn, además de los contenidos que se publiquen en el perfil corporativo para el público objetivo, la propia compañía debe animar a sus empleados a mantener un perfil profesional actualizado, en línea con la marca y fomentar su participación en grupos profesionales de debate para que ofrezcan su opinión y visión en los temas propuestos.

Vía: Henar López’s blog // www.cohnwolfe.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s